Martín Guevara Treviño escribe:

viernes, mayo 16

ADICCIÓN ELECTRONICA





Pedrito, con sus escasos 11 años, yace sentado en el sofá de la sala de estar de su pequeña casa, una vivienda diminuta, de esas que otorgan en los créditos para la vivienda popular para los trabajadores, de mala calidad y a un precio desorbitante. Pedrito regordete y moreno, tiene el control remoto de la televisión en su mano derecha, mientras que con la izquierda toma las palomitas de maíz que se encuentran en una bandeja en la mesa de centro. No despega su mirada de la pantalla, no tiene una programación fija, oprime continuamente el botón de avance pasando una y otra vez por cada uno de los canales televisivos. Flash de consumo, información, todo entra en su cerebro programándose a una realidad dictada. Escucha, observa, se adentra, vive, no razona. Imágenes de hombres y mujeres golpeados por ejércitos de sus propios países, disputas políticas por ganarse una silla presidencial, telenovelas, series extranjeras, comercial de refresco, caricaturas, videos musicales, futbol, beisbol, comercial bancario, Un hombre insistiendo en votar por su partido; Pedrito no reacciona, es su presidente de la república infringiendo la ley insistiendo en que el pueblo elija la continuidad en el poder de su partido político, spots publicitarios sembrando el miedo para no votar por un candidato amarillo populista, los comerciales de asociaciones de empresarios apoyando “el camino” dictado por el presidente.

Los días pasan, Pedrito en su rutina diaria cae de nueva cuenta en el sofá, su educación se forma de lo que ve por televisión, aún más que el aprendizaje en la escuela.

Dispara el laser, la pantalla se enciende y el bombardeo comienza. Marchas, manifestaciones, un fraude electoral que éste nuevo libro de texto electrónico se encargará de borrar de las mentes de los ciudadanos; marchas, marchas, más marchas, militares y policías se encargan de golpear, encarcelar, desaparecer, y matar al pueblo en rebeldía, la historia escrita por ellos se encargará de limpiar sus actos. Noticias, películas, telenovelas, mesas de opinión política, programas de moral a cargo de la iglesia, imágenes de explosiones en los ductos energéticos de la nación, los ciudadanos se convencen que lo mejor es vender las fuentes energéticas.

Poco a poco Pedrito se entera que el petróleo y la energía eléctrica han paso a ser propiedad de extranjeros, la educación y la seguridad social han pasado a manos de privados, de igual forma extranjeros, Pedrito suspira, descansa tranquilo al estar convencido que fue lo mejor para ésta patria, que como lo vino diciendo nuestro gobierno en constante repetición de los medios masivos de comunicación, los empresarios particulares sabrán brindarnos un mejor servicio y calidad.

elipse
faldero
presidente
erupción

Palabras y más palabras llenas de imágenes conforme los números de canales de televisión giran y rondan por la pantalla.

El tiempo pasa, Pedrito apaga la televisión, se dirige apresurado a su trabajo donde es imposible protestar cuando sienta una injusticia, porque el gobierno ha suprimido los sindicatos, así que ya nadie lo protege y se tiene que someter a su nueva jornada de trabajo de 10 horas diarias, por el bien de la nación. Los sindicatos solo han venido a perjudicar a la clase trabajadora, lo mejor es dejarse guiar por el gobierno en turno. Han pasado los años, no en vano, Pedrito es todo un hombre y se ha convencido de que todos los cambios justos que ha realizado éste gobierno son en beneficio del pueblo, aunque a veces se siente que es usado como esclavo, trabajando arduamente por un salario mínimo, mientras que los únicos que viven holgados y se enriquecen con su trabajo son los empresarios, esos a los que se les trabaja, y de las altas ganancias de su esfuerzo son injustas las miserias que reciben los verdaderos productores y jornaleros. Pedrito sacude la cabeza y elimina esas ideas comunistas y antidemocráticas que cruzan por su mente, pone en armonía su espíritu al recordar que llegará a su casa a descansar de su esfuerzo laboral, y encenderá plácidamente la televisión…

1 comentario:

Jose Angel dijo...

¿El libro acaso está lleno de acertijos?

elipse
faldero
presidente
erupción

se me hizo raro ver este parrafo de palabras, y pense el porque el autor lo acomodo asi, y Oh! sorpresa, revolviendo las letras decifre una oración.

FELIPE CALDERON PRESIDENTE ESPURIO.

Dejen busco más y despues si encuentro algo se los comparto.